Saturday, January 09, 2010

Año nuevo, impuesto nuevo

En este primer articulo de la nueva etapa del blog me gustaría incluir una reflexión relacionada a estas épocas de austeridad, planeación de presupuestos y la cuesta de enero o en otros términos ahora que la economía se ha vuelto un tema tan delicado.

Hace no más de quince días escuche el "intelectual analisis financiero" de un compañero de trabajo, de un rango mayor al mío dentro de la estructura laboral en la que nos encontramos, y cito: "Yo no sé porque le hacen tanto al cuento por el 1% de incremento al IVA, supongamos que compras un producto de $10,000, sólo pagarías $100 más de impuestos", lo que me llevo a pensar lo que acontinuación expresaré:

Al parecer nadie le explico a mi compañero que en este país no todas las personas ganan lo mismo que él; que es mucho más alto el porcentaje de personas con sueldos medibles en las escalas "mínimas", que aquellos que perciben un salario tipo ejecutivo.

Con lo anterior, se hace evidente que $100 representan valores y necesidades por cubrir completamente diferentes para alguien que percibe $35,000 al mes, que para alguien que percibe dificilmente $5000 en el mismo tiempo.

En tanto que estos "miseros" $100 pueden ser invertidos en el primer caso en un lápiz, en el segundo caso podría representar el transporte de ida y vuelta, al trabajo o a la escuela, de 15 días.

Si bien es cierto que no es "culpa" de mi compañero recibir una buena remuneración mensual, sino producto de su "esfuerzo", tampoco puede reaccionar con tal frialdad e indiferencia a la situación económica tan apremiante que atraviesa un alto porcentaje de la población nacional.

Y más aún, si este es el comentario de una persona preparada y con un "buen" sueldo, ¿cúal será el pensar de todas esas personas que supuestamente velan por nuestros intereses pero que mensualmente perciben 10 veces más de lo que percibe mi compañero? De aquí que, estos personajes no tengan el menor interes por mejorar la situación económica de la mayoría y poner en la peligro la suya.



Y finalmente me pregunto, ¿cúando será que en este país todo sea más balanceado? Supongo que será hasta que las personas realmente preparadas y con verdadera voluntad de ayudar ocupen los cargos públicos adecuados y sean removidos los compadres, cuñados, amigos, yernos, etc. o hasta que todos despertemos y hagamos que así sea ...